6 de julio de 2013

YA ESTÁ BIEN DE “PLANES DE AUSTERIDAD”



 
La clase obrera española (y europea) vienen resistiendo tenazmente los planes de austeridad, que representan ataques y recortes de la burguesía, infligidos por órdenes de la dictadura financiera de la Troika, y se han venido desarrollando formas de luchas en diversos frentes de mareas, conquistando el derecho para marchar hacia la unidad y una mejor organización, aunque los dirigentes de los sindicatos y partidos de izquierdas no lo quieran entender.

Todas estas protestas de la clase trabajadora representan parte de la lucha global e internacionalista contra la brutalidad del sistema capitalista corrupto, decadente y degenerado que no puede ofrecer siquiera un puesto de trabajado a cada parado para poder seguir explotándolos, lo que representa un colosal fracaso del sistema de libre mercado.

Después de varios años de crisis y recesión la clase trabajadora está “indignada” y se encuentra preparada para lanzarse a nuevas conquistas, pero por la debilidad de las direcciones, la burguesía se sigue atreviendo a continuar su ofensiva pretendiendo aprovecharse del gobierno de derechas reaccionario como es el PP, elegido mediante unas elecciones manipuladas por la financiación del caso Gürtel y su presunta pandilla de  corruptos encabezados por el Tesorero Bárcenas, que ha sido el contable de la trama,  que ha dispuesto de millones y millones de forma “presuntamente fraudulenta” para comprar voluntades y realizar costosas campañas mediáticas, lo que demuestra su ilegitimidad debiendo estar dimitido dicho Gobierno ya hace tiempo, pero la ética política ni la conocen.

Incluso ese gobierno ilegítimo se atreve a llevar a cabo un nuevo ataque contra el nivel de vida de los trabajadores y capas medias, utilizando el espantapájaros de que no hay alternativa y que es el único camino para acabar con el paro y recuperar la inversión lo cual está demostrado que no es así pero insisten porque están desviando recursos del pueblo directamente a los bolsillos de los banqueros, como se demuestra por la caída fulminante de las rentas del trabajo y el aumento descomunal de las rentas del gran capital.

La dinámica misma del modelo capitalista con sus crisis continuas e inevitables obligan a los capitalistas a pasar una vez y otra al ataque que provocan fuertes respuestas por parte de los trabajadores que ejercen sus músculos esperando una dirección firme que les marque el camino de una ofensiva para recuperar lo perdido, pero esa dirección no aparece todavía aunque se está fraguando en las bases, porque el proceso molecular de toma de conciencia de las masas así se expresará en su momento.

Todos los voceros de los grandes medios de comunicación burgueses abrumadoramente en manos de los capitalistas no ven ninguna otra solución a la cuestión de cómo salir de la recesión más que realizar un ataque frontal tras otro, contra el nivel de vida de los trabajadores. Desde el punto de vista capitalista ellos tienen sus razones, porque los capitalistas no invierten por deporte, por sentimentalismo o patriotismo. Invierten para sacar ganancias en el menos corto plazo posible y como explica el marxismo “el beneficio del capitalista es el trabajo no remunerado del obrero”.

Bajo este podrido sistema capitalista, la única manera de superar la crisis económica es mediante el aumento masivo de las inversiones, lo cual requiere poner a disposición de los empresarios un aumento importante del capital, pero eso supondría aumentar los déficits, por lo que ese plan privado o es raquítico e insuficiente o no se puede llevar a cabo, porque si se hace con dinero público, en términos reformistas, permaneciendo bajo el mismo modelo capitalista tomando medidas Keynesianas, como plantean algunas escuelas económicas, los déficits públicos se dispararían igualmente, estando por tanto el sistema estrangulado entre la incapacidad de inversión ni pública ni privada y atrapado entre el paro y las deudas.

La burguesía se enfrenta a un tremendo problema en el momento de querer llevar a la práctica ese esquema de recuperación económica, como es el potencial de lucha de las enormes fuerzas que ha acumulado y dispone el movimiento obrero. Si los trabajadores hemos tenido fuerzas para poder resistir los ataques frontales de la burguesía bajo un gobierno como el PP que parecía fuerte con mayoría absoluta, ahora que se encuentra cada vez más debilitado y desprestigiado, como muestran las encuestas, si por la fuerza de la lucha se precipitaran las elecciones generales al próximo año, la situación del modelo “democrático-burgués” actual se vería seriamente dañado.

En un clima de tensiones sociales tan fuertes como el que se avecina va a ser difícil que cualquier gobierno que quiera continuar dentro del marco del sistema “liberal-burgués” pueda sobrevivir mucho tiempo. Por ello, los sectores más conscientes de la clase dominante ya están pensando en alternativas como el “Gobierno de Concentración Nacional” o algo parecido, para avasallar a la izquierda y someterla por la fuerza, lo que implicaría realizar una potente campaña de convencimiento para que las masas traguen el anzuelo de un plan similar a los “Pactos de la Moncloa II”, para desarrollar la posibilidad de llevar a cabo una política más profunda de colaboración de clases con los partidos obreros y sus organizaciones sindicales.

Es preciso decir las cosas claras, pues ese llamado “pacto social”, como quedó demostrado por la historia, representa un engaño, una enorme trampa para los trabajadores, que ven cómo se les ata las manos cuando lo que se necesita es luchar para recuperar lo perdido.  Es un claro intento de conseguir con palabras bonitas lo que no están consiguiendo lograr a base de darnos leña por sí solos desde la derecha del PP.

Pero ese sueño utópico de la burguesía, en los momentos actuales está muy lejos de lo que va a ocurrir en la práctica.  La aplastante mayoría de las masas trabajadoras e incluso un importante contingente de las capas medias que se han  proletarizado y empobrecido, no aceptarán por las buenas una política de colaboración de clases, que sería vista como una traición, sino que lucharán por un giro a la izquierda para exigir llevar a cabo una política que sirva a los intereses de los trabajadores.

Esa campaña de la burguesía hace tiempo que se viene poniendo en marcha con la propaganda del Ministro Montoro  y demás voceros, de los brotes verdes, las declaraciones de los banqueros de eliminar el mísero salario base, las declaraciones de la CEOE, de pedir trabajar más por menos dineros, ataques, recortes, corrupción, evasión de capitales, etc… pero la burguesía ha de ver y con temor, cómo la clase obrera, tras la pesadilla de más de cinco años de “políticas de austeridad”, siempre para los más pobres, no está dispuesta a entrar mansamente en su juego. Porque si esta democracia burguesa no sirve ni incluso para mejorar en el nivel de vida de las masas, los trabajadores sacan claramente la conclusión que el modelo no sirve y necesita ser transformado.

La clase trabajadora seguirá movilizándose, por lo que se espera un otoño caliente, pues ya hay convocada por el Sindicato de Estudiantes una Huelga General de 3 días para octubre que seguramente secundará toda la comunicad educativa como han hecho el curso pasado, porque hay millones de motivos para luchar, contra el paro, la carestía de la vida, los recortes de las pensiones, las subidas de tasas educativas y jurídicas, ataques a la Dependencia, etc.

Está cada día más claro que el sistema capitalista es incapaz de ofrecer a los trabajadores una vida digna y entonces, lo que sobra es el sistema actual que tiene que cambiar. Para ello hay que luchar por la nacionalización de la Banca, con indemnización en caso de necesidad comprobada como devolver de inmediato el dinero a los estafados por las “preferentes” y demás pequeños ahorradores, para construir una potente Banca Pública al servicio de la producción y también nacionalizar bajo control obrero,  los grandes monopolios y los latifundios ociosos junto con los sectores claves de la economía, para poner los medios de producción de forma democrática y científicamente planificados al servicio de los seres humanos donde se abrirán las puertas de un nuevo futuro, con planes armónicos que desarrollen las fuerzas productivas, para abolir el paro, el hambre, la miseria,  la ignorancia y la inseguridad.  Esta nueva sociedad será el Socialismo, donde reine la igualdad, la democracia y la libertad de los seres humanos.

¡¡ABAJO LOS PLANES DE AUSTERIDAD¡¡
¡¡DIMISIÓN DEL GOBIERNO PP¡¡
¡¡ELECCIONES ANTICIPADAS YA¡¡
¡¡POR UN GOBIERNO DE IZQUIERDAS PSOE/I.U EN LUCHA POR UN PROGRAMA SOCIALISTA ¡¡

ÁREA DE COMUNICACIÓN.
IZQUIERDA SOCIALISTA DE MÁLAGA-PSOE.A
ispsoeandalucia.malaga@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada