15 de julio de 2013

DIMISIÓN DEL GOBIERNO DEL PP.



La publicación ayer domingo 14-7 de una nueva entrega mostrando los “sms” entre Rajoy y Bárcenas ha sido la gota que ha hecho rebosar el vaso de la paciencia y toda la oposición parlamentaria y extraparlamentaria ha entrado en ebullición, junto con millones de ciudadanos que se encuentran escandalizados y asqueados con lo que está ocurriendo en el Partido Popular.

El Secretario General del PSOE, Pérez Rubalcaba, tras romper públicamente con el PP por la connivencia demostrada de Rajoy con el “presunto” ladrón y extesorero Sr. Bárcenas, exige la inmediata dimisión del Gobierno, a la vez que ha anunciado abrir conversaciones con el resto de grupos parlamentarios para ver si se toman medidas conjuntas.

No cabe duda que en la próxima conferencia del PSOE que hay prevista para otoño, uno de los temas principales que sin duda tendrá que ser debatido es con qué otras fuerzas podría formar gobierno el partido, en caso necesario,  si como parece se precipitan las elecciones generales debido al derrumbe del PP que puede colapsar como lo hizo la UCD.  La grave situación política y económica actual hace extremadamente urgente una definición clara y concreta en esta línea para que los votantes sepan con antelación a qué atenerse.

En los últimos meses la descomposición del equipo de gobierno del PP, con los permanentes escándalos, corrupciones y mentiras en las que se ha visto envuelto hace que,  en torno a la mediación de la legislatura desde que la burguesía ganara las elecciones por mayoría absoluta, el PP está cada vez más desprestigiado y ha entrado en una crisis fulminante por la “presunta” connivencia con el Caso Bárcenas, parte del caso Gürtel,  que acabará siendo el Caso Rajoy y que se puede llevar por delante al PP.

En  otro orden de cosas, la situación económica y social se sigue agravando; la economía sigue estancada en torno a crecimiento CERO, los precios no paran de subir, los salarios van a la baja, el paro sigue en torno a los 6 millones, los déficits abultados son impagables, las luchas previstas para otoño en el sector de la Enseñanza donde hay convocada una semana de movilizaciones con 3 días de huelgas a la que ha llamado el Sindicato de Estudiantes, igualmente la Sanidad sigue movilizada, los Astilleros, la minería, el transporte, el campo andaluz, los pensionistas, la PAH, los estafados por las preferentes y demás sectores donde todos velan las armas prestos a entrar en combate, porque las condiciones de vida y trabajo en los barrios y pueblos se hacen cada vez más desastrosas e insufribles.

La clase trabajadora e incluso amplias capas medias están dando pruebas suficientes de combatividad que a través de las diversas “mareas” han venido inundando todo el país con  movilizaciones siendo despreciados una vez y otra, incluso tachados de terroristas por el Gobierno Rajoy que hace caso omiso a las justas reivindicaciones.

Por otra parte el intento de acercamiento al pacto entre PP/PSOE, que hemos criticado como un error táctico, ha saltado por los aires a la primera de cambio viéndose la dirección del Partido forzada a pedir también la dimisión del Gobierno, al estar contaminado Rajoy por la información de los correos con Bárcenas en una clara connivencia, lo que, como mínimo demuestra que el Presidente ha mentido, sin descartar una “presunta” involucración en los asuntos de sobresueldos y la financiación ilegal del PP, por lo que es un clamor de los ciudadanos pidiendo la dimisión del Gobierno, arreciando la consigna del 15-M “que se vayan todos”.

Esto da la razón a nuestra corriente cuando recientemente en un comunicado exigimos que no    debería existir ningún pacto con esa pandilla de impresentables del PP, que el único pacto posible, necesario y útil para los trabajadores es un pacto por un Frente de Izquierdas para tumbar al PP si no dimite antes. En cuanto a la idea que plantearon algunos dirigentes del partido de un posible gobierno de Concentración Nacional, que también es defendido por parte de la burguesía para salvar la cara, la dirección del PSOE tiene que apostar claramente definiéndose por un giro a la izquierda para buscar entendimientos con los partidos y sindicatos obreros en defensa de un programa verdaderamente socialista que es la alternativa natural a esta situación tan complicada.  La postura debe ser clara: NINGUN PACTO CON LA BURGUESÍA.

Un gobierno de los trabajadores sería capaz de garantizar las conquistas sociales y democráticas que el PP nos ha arrebatado con la contra-reforma laboral y la batería de leyes reaccionarias que han sacado, que han venido a beneficiar a la gran patronal y a la banca. Por tanto, un gobierno de izquierdas fuerte, con los sindicatos en lucha por medidas sociales amplias, se podría garantizar una salida de la recesión por la izquierda en beneficio de la clase trabajadora y los pobres.

Los trabajadores no estamos dispuestos a luchar para que sean los banqueros y las multinacionales los que nos sigan robando el fruto de nuestro trabajo, pero SI lucharemos a fondo por defender los puestos de trabajo, los salarios, la producción, para mantener una sanidad, una educación,  unos servicios sociales y unas pensiones públicas que garanticen un  nivel de vida decente y un puesto de trabajo para cada persona que lo necesite.

Ahora bien, en la situación actual de recesión del capitalismo, ninguna de las reivindicaciones sociales anteriores pueden ser llevadas a cabo bajo el estrecho margen de la economía liberal capitalista, si no rompemos y superamos dicho modelo. Solo la lucha permanente de la clase trabajadora podrá garantizar de una manera viable las conquistas sociales, marchando hacia la construcción del socialismo.

Es imposible conquistar una mejor calidad de vida para todo ser humano mientras que las principales palancas de la economía permanezcan estranguladas en manos de la pequeña minoría de privilegiados que dominan la banca y  sigan sangrándonos esos parásitos de grandes capitales dominando la situación y anteponiendo su lucro privado al trabajo y al bienestar de la humanidad, por lo que deben ser arrancadas de su control de esa clase de explotadores y especuladores, (por ser un modelo antidemocrático), y puestas bajo control social y con una planificación científica al servicio de la mayoría que es la clase trabajadora.

Para ello necesitamos un nuevo gobierno de todos los partidos obreros, PSOE, I.U. y demás que se quieran sumar, que junto con los sindicatos UGT, CCOO, CGT, USO, SAT, S.E. etc  avancemos hacia la nacionalización de las fundamentales palancas de la economía, con indemnización en casos de necesidad comprobada, entre ellos la banca, para formar una potente Banca Pública,  expropiar los latifundios ociosos, los monopolios y las multinacionales, para poner toda la producción bajo control y gestión de la clase trabajadora, y acabar con la corrupción fomentando una mejor organización y marchando hacia la unidad del movimiento obrero hacia la construcción de una nueva sociedad más justa, libre e igualitaria.
Otro mundo es posible, pero con el genuino socialismo. ¡¡ JUNTOS PODEMOS ¡¡

¡¡DIMISIÓN DEL GOBIERNO DEL P.P. ¡¡
¡¡ELECCIONES ANTICIPADAS YA ¡¡
¡¡POR UN GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES CON UN PROGRAMA SOCIALISTA¡¡

Área de Comunicación.
Izquierda Socialista de Málaga-PSOE de Andalucía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada